11 noviembre 2008

Princesa reloaded (amor y desengaño en tiempos de crisis)

Plagi-variación de la canción homónima de Joaquín Sabina.


Entre el riesgo
y la incertidumbre
andas siempre, muñeca.

Siempre tan racional
y, en lugar de fractal,
luciendo una curva gaussiana.

¿Cómo no imaginarte,
cómo no recordarte
hace apenas dos años?

Cuando eras la princesa
con esa opción vainilla,
cuando tenías aún esa forma
de seducirme con tu beta.

Ahora es demasiado tarde, princesa.
Búscate otro primo que te crea, princesa.

Maldito sea el gurú
que me hizo creer
en tu cálculo de riesgos,

el mismo que ahora vuelve
para decirme, “vale,
préstale un montón de duros”.

Ya no te tengo miedo
nena, pero no puedo
creer más en tu eficiencia.

Cúantas veces hubiera
dado la vida entera
porque en realidad fueras
una verdadera ciencia.

Ahora es demasiado tarde, princesa.
Búscate otro primo que te crea, princesa.

Tú que, por epistémica arrogancia,
no has querido ver
más allá de las tendencias,

¿cómo no ibas a verte
envuelta en una muerte
víctima de un cisne negro?

¿Con qué ley condenarte
si somos juez y parte
todos de tus andanzas?

Sigue con tus ecuaciones,
pero no pidas
que arruine mi vida
por sus soluciones.

Ahora es demasiado tarde, princesa.
Búscate otro primo que te crea, princesa.