09 julio 2007

House P.M.

Exterior. Noche. Vista aérea del paseo de la Castellana de Madrid. Plano sobre la torre Europa. En algunas ventanas aisladas, distribuidas en diferentes plantas del edifico, aún se ve luz. Zoom sobre una de esas ventanas. A través de la ventana comienza a distinguirse una silueta humana sentada en una mesa frente a un ordenador.

Interior. Noche. Un hombre de mediana edad, de cabellos grises, dirige una mirada angustiada hacia la pantalla de un ordenador. Se levanta y se dirige hacia la ventana, a través de la que se observa el Bernabéu y dos hileras de luces, blancas a la izquierda y rojas a la derecha, formadas por los coches que transitan por la avenida Concha Espina. El enfoque del plano se centra ahora sobre el cristal de la ventana, perdiendo parte de su transparencia y reflejando un rostro demacrado por la preocupación. La cámara se mueve otra vez hacia la mesa con el ordenador. Un primer plano sobre la pantalla muestra el informe de un popular paquete informático de Enterprise Project Management sobre el estado de proyectos. Entre varias líneas cerradas por el símbolo de un sol radiante de color amarillo, destaca una cerrada por el símbolo de un nubarrón gris y dos rayos de color rojo. Se oye un ruido sordo. Plano sobre el hombre de rostro demacrado en el suelo soltando espuma por la boca.

Interior. Día. Despacho iluminado por la luz del sol. Una mujer blanca y un hombre negro están hablando. Al fondo se ve la silueta de la torre Picasso y el espacio vacío dejado por el desaparecido Windsor.

CUDDY: El proyecto ha sufrido un colapso total, el último informe del valor ganado daba una desviación en coste de medio millón de euros y la estimación del EAC excede en más de un 50% el presupuesto original del proyecto.
FOREMAN: ¿Dónde está el Project Manager? Esta mañana no ha aparecido.
CUDDY: Anoche lo encontró un guardia de seguridad en posición fetal debajo de una mesa con restos de espuma en la boca. A estas horas ya deben haberlo mandado al Infojobs.
FOREMAN: ¿Y quien va a dirigir ahora el proyecto?
CUDDY: Gregory House llega mañana por la mañana en el vuelo 108 de Delta Airlines procedente de Atlanta.
FOREMAN: ¡¿House?! ¡Pero si…!
CUDDY: La decisión ya ha sido tomada. A jodidos problemas, jodidos remedios. Así que ya estás avisando a Cameron y Chase y prepararos para poneros mañana a sus órdenes.
FOREMAN: Pues sí que estamos jodidos. ¿No te has enterado de lo que ocurrió el año pasado en la semana de convivencias? Desquició al consultor que nos envió Krauthammer. Dicen que acabó con depresión y ahora se dedica a criar bonsáis.
CUDDY: No hay nada más de qué hablar. Hasta luego Foreman.

Interior. La mañana siguiente. Vista de la zona de embarque de la Terminal Satélite de la T4 del aeropuerto de Barajas. Un trasiego de gente viene y va por el indiferente y aséptico hangar soportado por un arco iris de frías columnas de hierro. Ni la luz que entra a raudales a través del acristalado, ni la alta actividad termodinámica de toda esa gente consiguen calentar el lúgubre lugar. El plano avanza hacia una puerta de embarque desde la que están saliendo pasajeros. Un hombre con barba de tres o cuatro días, una mochila sobre uno de sus hombros y un bastón, avanza cojeando hacia primer plano. Atraviesa el plano, entra en una tienda de libros y se dirige directamente a un dependiente.

HOUSE: ¿Me dará un libro para hacer amigos en España, calvo de mierda?

Interior. Sala de reuniones. Foreman, Cameron y Chase sentados alrededor de una mesa redonda. House de pie frente a una pizarra llena de garabatos escritos en diferentes colores.

HOUSE: ¿Habéis analizado ya el comportamiento estadístico del CPI en la primera fase del proyecto?
CHASE: La muestra no es lo suficientemente representativa para ello, debemos esperar a los resultados de la auditoría de la segunda fase. Aunque no creo que el CPI sea un buen indicador en este momento.
HOUSE: ¿Tú debías ser el listillo preguntón del master, no? ¿Quién te pagó el master, tus papás?
CAMERON: El proyecto se encuentra en este momento en un estado regresivo de programación por lo que deberíamos comenzar con un Schedule Crashing.
FOREMAN: La experiencia muestra que antes de practicar un Schedule Crashing hay que hacer una auditoría de recursos, cosa que aún no hemos hecho.
HOUSE: Basta, basta. ¿Se puede saber donde os graduasteis? ¿En una universidad de pueblo? No vamos a hacer nada de eso. Los datos mienten.
FOREMAN, CAMERON y CHASE: ¡¿Qué?!
HOUSE: ¿También estáis ensayando para un coro? A ver, ¿de dónde salen esos datos?, ¿del equipo del proyecto? Gente en definitiva, y la gente miente. Todo el mundo miente.
CAMERON: Pero, ¿estás diciendo que no nos fiemos de nuestro propio equipo?
HOUSE: Nena bonita, una constante universal de la naturaleza humana es que todo el mundo miente. La única variable es acerca de qué.
CHASE: Entonces, ¿para qué nos has preguntado sobre las estadísticas del CPI?
HOUSE: Para ver como discutíais sobre soluciones absurdas. No me miréis así, es divertido. Pero se acabó. Los análisis llevan su tiempo, el tratamiento es más rápido. Foreman, presiona a los proveedores para que reduzcan a la mitad los tiempos de entrega. Cameron, dobla los turnos en el Work Package número 5. Chase, encárgate de reunir al equipo más afectado por las medidas e informarles del marrón que se les viene encima.

Los tres salen de la sala. House se queda solo, saca un frasco y se enchufa una píldora de hidrocodona. A continuación vuelve a entrar Chase.

CHASE: House, ¿por qué me ha tocado a mí bailar con la más fea?
HOUSE: ¿Y por qué la luz viaja a 300.000 km. por segundo?

Interior. Un mes más tarde. Foreman, Cameron, Chase y House comiendo en el Delinas de Azca.

FOREMAN: El proyecto sigue con su sangría económica. Y no hay forma de recuperar plazo.
CHASE: El Work Package 5 no es el problema. Tenemos que aplicar el plan de contingencia número 3 en la segunda fase.
HOUSE: No, no hacéis más que intentar atajar los síntomas. La cusa es el Work Package 5. La gente no se emplea a fondo.
CAMERON: ¡House, el equipo lo está dando todo! ¡No podemos exigirle más! Hay que poner más interés en la gente y no centrarse tanto en las tareas.
HOUSE: ¡Por Dios Cameron! ¿No me irás a aplicar el test de Black y Mouton? Esos chicos de Ohio debían de retozar mucho por los maizales cuando se les ocurrió la idea.
CAMERON: Sencillamente, no puedes tratar a las personas como si fueran máquinas.
HOUSE: ¿Sabes cuál es tu problema? Que en el fondo lo haces porque piensas que son unos curritos desgraciados. En realidad no los quieres, sólo quieres ocuparte de ellos, liderarlos y poner en práctica todas esas cosas maravillosas que os cuentan en los MBAs.

El móvil de Foreman suena.

FOREMAN: acaban de paralizar la tercera fase del proyecto y dicen que hay que rehacer todo el Work Package 5. El cliente está que trina.

Foreman, Cameron y Chase salen escopetados. House se queda sentado, se saca el frasco y se toma una píldora de hidrocodona.

Interior. Despacho de Cuddy.

CUDDY: House, esta situación ya no se puede mantener por más tiempo. El cliente espera resultados, y no has hecho casi nada durante este tiempo.
HOUSE: Nunca he sido un genio en matemáticas, pero casi nada es mayor que nada, ¿no?
CUDDY: ¡House! Necesito respuestas.
HOUSE: Lo siento jefa, pero todo indica que el proyecto es irrecuperable. Simplemente, el Work Package es irrealizable.
CUDDY: ¿Y pretendes que le diga al cliente que no podemos conseguir ese entregable tan importante para el proyecto?
HOUSE: No, te estoy diciendo que de una forma políticamente correcta le digas que el proyecto se ha ido a la mierda.

Entra Foreman.

FOREMAN: Hemos encontrado unas deficiencias estructurales en el documento de requerimientos del Work Package 5.

Plano de la puerta por la que ha entrado Foreman. House se queda mirando un defecto funcional en su diseño.

HOUSE: Quiero hablar con el cliente.

Interior. Seis meses más tarde. Aeropuerto de Barajas. Entrada de la T4. Cuddy y House avanzan hacia los mostradores de facturación.

CUDDY: Bueno. Al final, aunque con retraso, hemos podido finalizar el proyecto. House, no sabes lo importante que era este proyecto para poder introducir nuestros productos en España.
HOUSE: Así que resolví el problema. Mi trabajo ha finalizado aquí.
CUDDY: Por cierto, ¿Cómo supiste que no todos los requerimientos que nos entregó el cliente eran correctos?
HOUSE: La verdad comienza con mentiras.
CUDDY: Veo que tu misantropía sigue en forma.
HOUSE: ¿Cuándo te pasas por Atlanta?
CUDDY: Probablemente estas navidades.
HOUSE: ¿Recuerdas cuando me dejaste que te tocara el trasero? Fue un pequeño magreo para el hombre y un gran culo para la humanidad. Se dice que el próximo reto es Marte, ¿por qué no vamos haciendo los preparativos?
CUDDY: Que tengas un buen vuelo, House.

Se oye el “You can't always get what you want” de los Rolling Stones. El plano se aleja. Cuddy da media vuelta y se dirige hacia la salida. Mientras facturan su equipaje, House saca su frasco y se enchufa una píldora de hidrocodona. Con el tema de los Rolling de fondo, el plano se eleva sobre la T4 mostrando el trasiego de gente.